La Florida: imaginando el barrio, entre la diversidad y la identidad

En el contexto de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona, durante el verano de 2020, se ha realizado un estudio académico, cuyo objetivo principal era el de evidenciar las criticidades y fortalezas del barrio de La Florida, en L’Hospitalet de Llobregat. La investigación se propuso como proyecto piloto de una hipotética etapa previa al diseño de un plan de regeneración urbana, como diagnóstico del territorio donde el estudio etnográfico se mezcla al análisis urbanístico para intentar detectar las dinámicas sociales generadoras de fenómenos comportamentales urbanos. El estudio no pretendía responder a preguntas si no plantearlas, crear una base de discusión crítica que ayudase a realizar un cuadro de perspectivas múltiples teniendo en consideración los pequeños matices que ordenan y equilibran las dinámicas urbanas. La investigación de campo ha utilizado un método cualitativo, lo cual ha permitido acceder a la imagen configurada por quienes viven directamente la ciudad, punto de vista que de otra forma seria inaccesible al observador externo encargado de analizar el espacio urbano.

La Florida es un barrio con una historia de asociacionismo destacable, un amplio espectro de diferentes tejidos culturales que la hace detentora de una gran riqueza cultural y…unas visiones generales negativas sobre el estado actual y futuro del barrio. En síntesis, su potencial es enorme, pero parece no estar totalmente aprovechado.

El distrito IV, al cual pertenecen los barrios de La Florida y de Les Planes, padece según la Enquesta sobre els barris de L’Hospitalet de Llobregat realizada en 2017 por el Ayuntamiento, en mayor medida respecto a los otros distritos cercanos de: inseguridad, incivismo y problemas de convivencia. Pero lo que ha llamado más la atención cuando se he empezado a estudiar en profundidad el entorno del barrio ha sido la ausencia, según los moradores, de espacios o lugares emblemáticos. Siendo La Florida el área urbana con mayor densidad del municipio, suena peculiar que las personas no tengan un lugar con el cual identificarse. En base a estos resultados se ha decidido investigar más profundamente en cuanto a la determinación de dichos lugares y las percepciones que los habitantes tienen de los mismos utilizando la herramienta del mapeo.

El mapeo, o cartografía de lo intangible, es una herramienta que permite a través del dibujo, representar la imagen subjetiva que los habitantes tienen de la ciudad en relación a los usos y a la cotidianidad que en ella se desarrollan. Autores como Kevin Lynch en su libro La imagen de la Ciudad publicado en los años 60 o, en la actualidad, equipos como los Iconoclasistas han adoptado la práctica del mapeo como herramienta preeminente para sus investigaciones. El espacio urbano incide en las decisiones que tomamos día a día; aunque la mayoría de las veces no nos demos cuenta, actuamos en el espacio dependiendo de las emociones positivas o negativas que en ello hemos experimentado, volcando en él los significados, los valores, los deberes, las intenciones resultantes de dicha experiencia. Devolver la atención a las percepciones subjetivas de los habitantes y analizar los fenómenos comportamentales relacionados a los espacios urbanos significa buscar cuales son las características del entorno urbano que influyen positiva o negativamente en el bienestar cotidiano de cada individuo y por lo tanto en la calidad de vida de una ciudad.

El mapeo es una actividad que se estructura sobre las informaciones espaciales que residen en la memoria del sujeto; estas informaciones son las que orientan a diario la navegación urbana del peatón y que conforman un mapa mental específico para cada individuo. En el análisis de los dibujos, como explica De Castro Aguirre (1999), se toma en cuenta tanto lo “representado” como lo “no representado”, ya que “…los ámbitos no dibujados se consideran desconocidos o no relevantes para el usuario porque en ellos la memoria no juega papel alguno. En los recintos de la familiaridad, en cambio, se denotan las relaciones de los sujetos con los hitos orientativos, éstos permiten al sujeto orientarse trasmitiendo seguridad…

Para realizar estos mapas mentales se ha elaborado la encuesta “Mapeamos La Florida” con la cual se ha buscado dar visibilidad, por un lado a los conflictos que las ciudades favorecen en sus habitantes y que permanecen la mayoría de las veces in-visibilizados, por el otro conocer los lugares que estimulan la creación de una identidad de barrio y que ayudan a mejorar la calidad de vida. Debido a la crisis sanitaria y a las restricciones se ha estructurado una actividad que pudiese realizarse sin la necesidad de un mediador y con materiales básicos fácilmente localizables. Esto ha supuesto una cierta libertad de acción en los participantes a la hora de realizar la actividad, lo cual ha garantizado que el resultado no tuviese influencias externas y fuese fruto de la imagen más espontánea y cotidiana del entorno. En total han aportado su contribución 25 vecinos, de los cuales 15 mujeres y 10 hombres en la franja de edad entre los 10 y 72 años. Durante el proceso de difusión de la actividad, además, se han observado reacciones distintas en relación a la misma actividad. Los adultos por ejemplo suelen responder con reticencia a la invitación a dibujar, ya que esta actividad lúdico-creativa es percibida por la mayoría como un obstáculo, ya que es creencia común que supone cierto conocimiento técnico. En contra, la actitud de los niños/as, acostumbrados a expresarse con la herramienta comunicativa del dibujo ha sido proactiva.

A través de esta actividad se ha explorado la relación entre la percepción individual del ambiente urbano y la imagen pública de la ciudad, compartida entre miembros de un mismo grupo y resultado de la superposición de muchas imágenes individuales.

A partir de los resultados obtenidos se ha destacado la presencia de varios espacios públicos que no han sido nombrados, lo que deja entender que evidentemente no disponen de elementos atractivos para la ciudadanía. Es el caso de aparcamientos, callejones sin caracterización, parques descuidados o avenidas verdes invadidas por coches aparcados masivamente, calles donde un tiempo había pequeños comercios y donde se generaba vida social y que ahora, siendo los mismos cerrado permanentemente, han quedado abandonadas. Estos espacios tienen grandes oportunidades de mejora y necesitarían una transformación. Probablemente, impulsar la comunidad a la apropiación de los lugares que se han quedado obsoletos y olvidados sería una manera oportuna de intervenir porqué fomentaría un proceso de apego capaz de fortalecer en la comunidad el sentido de responsabilidad hacia el barrio y el cuidado del ambiente y, por otro lado, la identificación con el territorio produce una mayor satisfacción de vida. De esta forma se podrían crear vínculos entre los individuos y el territorio y se estimularía además la participación en iniciativas comunitarias.

Gracias a las entrevistas ha sido posible destacar la relación entre la percepción de inseguridad y la falta de redes de control espontaneo así como de normas comunitarias basadas en las relaciones de confianza. Estas redes tienen dificultad a consolidarse cuando una parte consistente de la población de residencia fija desaparece y por lo tanto las relaciones no tienen el tiempo necesario para que se construyan estos vínculos.

Conclusiones

El barrio de La Florida desde sus orígenes ha sido caracterizado por la coexistencia y el recambio cíclico de grupos poblacionales diversos por proveniencia y cultura. Esta tendencia probablemente seguirá existiendo y con ella irán cambiando las necesidades de cada colectivo. Frente a este contexto parece ser imprescindible fomentar la valorización de la diversidad cultural, promover iniciativas que permitan a los diferentes colectivos compartir experiencias y reconocerse juntos en el mismo territorio. ¿No debería de ser el espacio público el protagonista de estas dinámicas? ¿La organización del espacio actual fomenta las relaciones interculturales e intergeneracionales tal y como sería necesario o al contrario produce división y aislamiento? ¿Podría la apropiación del espacio volverse práctica habitual para mitigar los conflictos que nacen en la comunidad?

Resumiendo, en las palabras de un trabajador social del barrio: “Lo que se percibe como negativo en el barrio es en la realidad su principal característica, su elemento simbólico y su oportunidad; solo espera a ser puesto en valor”.

La esencia de la ciudad quizás sea esta, la riqueza contenida en la diversidad de los seres humanos y la lucha para el conseguimiento de un equilibrio que permita a todos vivir en armonía.

Bibliografía

  • Ares, Pablo, e Julia Risler. Manual de mapeo colectivo. Buenos Aires: Tinta limón, 2013.
  • Asencio Juncal, Jorge, Carlos Jiménez, e M.ª del Mar Carrión Ramírez. «Cartografias de lo efimero: El mapping como herramienta para el factor de género en la ciudad.» In Jornadas urbanismo y género, ciudad en construcción, 119-136. Málaga: Perséfone, 2014.
  • Associació de Veins de la Florida. «Pla de desenvolupament Comunitari de la Florida.» 2005.
  • Ayuntamiento de L’Hospitalet del Llobregat. «Coneixement compartit. Barri Les Planes-Blocs Florida.» 2019.
  • Ayuntamiento de L’Hospitalet del Llobregat. «Enquesta sobre els barris de L’Hospitalet de Llobregat.» 2017.
  • Ayuntamiento de L’Hospitalet del Llobregat. «Fitxa territorial Districte IV.» 2019.
  • Barrau, Maria Isabel. «La ciudad como espacio emocional: percepción y psicología ambiental.» In Jornadas urbanismo y género, ciudad en construcción. Málaga: Perséfone, 2014.
  • Camós i Cabeceran, Joan. Història de L’Hospitalet: una sintesi del passat com a eina de futur. L’Hospitalet del Llobregat: Ajuntament de L’Hospitalet del Llobregat, 1997.
  • De Castro Aguirre, Constancio. «Mapas cognitivos. Qué son y cómo explorarlos.» Revista Electrónica de Geografía y Ciencias Sociales., febrero 1999.
  • L’Hospitalet, IES Eduard Fontsere en colaboración con el Ayuntamiento de. «La Florida, la historia contada por su gente.» L’Hospitalet del Llobregat, s.d.
  • Lynch, Kevin. La imagen de la ciudad. Cambridge: The Massachusetts Institute of Technology Press, 1960.
  • Plataforma ciudadana L’hospitalet verd. «L’Hospitalet i l’arbrat. La insuficiencia programada.» 2020.
  • Pol, Enric. «La apropiación del espacio: una propuesta teórica para comprender la vinculación entre las personas y los lugares.» Anuario de psicologia, vol.36, n.3, 2005: 281-297.
  • Puigjaner, Maria. «La mujer, la planta baja, la calle y la ciudad.» In Jornadas urbanismo y género, ciudad en construcción, 240-253. Málaga: Perséfone, 2014.

Comparteix :

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram

Aquesta web utilitza galetes(cookies) pròpies i de tercers per optimitzar i adaptar-se a la vostra navegació i les vostres preferències, entre altres tasques.
Si continueu navegant, entendrem que accepteu la nostra política de cookies i privacitat, feu clik a l'enllaç per a més info.

ACEPTAR

Aviso de cookies